El día que Neruda me descubrió »

Armando Orozco Tovar Estaba por las calendas del 68, enterándome que el poeta chileno parecido a una morsa o ballena jorobada, puesto que cada humano tiene su semejanza con algún animal (si lo duda mírese largo al espejo). Dicen que Barba Jacob era un caballo y Vidales el sapo dibujado por el caricaturista Rendón.

El fin de las luciérnagas »

El poeta Mario Rivero produjo uno de los cambios más importantes de la poesía colombiana del siglo XX

Dos pósteres de Antoine de Saint-Exupéry »

¿Pero por qué estaban los dos pósteres dedicados él en aquel sitio inadecuado nada propicio, por ser un taller mecánico, puesto que debían estar en una biblioteca?

“Yo vengo de la noche…” »

Memoria de Gonzalo Arango en Quibdó.

Dos poetas de la selva »

José Eustasio Rivera y Horacio Quiroga

Le tiré al blanco y le pegué al negro… »

A diferencia del disparo hecho por el poeta bogotano José Asunción Silva en la madrugada del 24 de mayo de 1896, el de Candelario Obeso (Mompox, 1849-1884) sí se escuchó en su casa de la carrera 9a entre calles 6 y 7, donde, acosado por la discriminación bogotana y las necesidades, decidió poner fin a […]

Los encuentros »

por Álvaro Castillo Granada para Isabel y Armando, siempre en La Habana Hay encuentros que suceden, llegan, como una brisa ligera, iluminándolo todo con una mirada nueva. No arrasan con todo a su paso. Más bien reúnen, acercan, revelan. Hace algunos años escribí que “La Habana era la ciudad de los encuentros” (nada del otro […]

Abre bocas para un premio merecido »

No esperemos morirnos para premiar al poeta… por Armando Orozco Tovar … amo sus llagas de madre hechizante y alada y alabo su orilla, su cuenco, sus calles, su prisa, sus pinos y sus eucaliptos… y me hundo…entre el pálido alimento del día y su loco alarido. José Luis Díaz-Granados Hay días que uno se […]

Manuel Cepeda Vargas: un manual de dignidad »

Por Armando Orozco Tovar Ahora cuando “Uribito” le pone la lápida en el cuello a su hijo. Cuando se han robado la tarja del monumento a su padre Manuel Cepeda realizado por el escultor payanés Edgar Negret, que restauramos una mañana de domingo hace algún tiempo con poemas, palabras, discurso, canciones y silencios cerca del […]